EDITORIALES

LOS 3 ASPECTOS BASICOS QUE SE DEBEN ANALIZAR ANTES DE SOLICITAR FINANCIAMIENTO

- 2016-07-02 11:01:53

Partimos del supuesto que la empresa ya analizó la conveniencia o necesidad de endeudarse.

Muchas son las condiciones que deben cumplir las empresas al momento de solicitar financiamiento, ya sea en el sistema financiero o en alguno de los programas de fomento impulsados por el gobierno. Pero sin entrar en el detalle, vamos a enunciar los 3 aspectos generales sobre los que nosotros indagamos a quienes nos consultan, cuando tenemos la primera reunión.

Estas generalidades no reemplazan a las condiciones específicas, que seguramente tendrán que cumplirse al momento de analizar la propuesta, pero si alguna de ellas no cumple con ciertos requisitos básicos, difícilmente sea viable la obtención de financiamiento.

Vamos a resumirlo en los siguientes aspectos:

1.       La empresa

2.       El proyecto o el destino de los fondos

3.       La garantía

Cuando nos referimos a La empresa, lo que decimos es que, sea una empresa en marcha o una empresa nueva, la misma debe cumplir con determinadas condiciones básicas para hacerse “acreedora” de una financiación.  

Si es una empresa en marcha, la historia de la misma (reflejada en sus balances) hablará de la “profesionalidad” con la que ha sido administrada y del grado de cumplimiento de sus obligaciones (deudas, historial crediticio, cheques rechazados, etc). Por ejemplo, una empresa con recurrentes pérdidas, será difícil de defender, salvo que existan justificaciones muy convincentes y que el financiamiento que se está requiriendo, revierta drásticamente y con suma claridad dicha situación.  Si se trata de una nueva empresa, la historia hablará de quienes la conforman.

Por otro lado, hay datos que surgen de la historia que se transforman en información relevante para quienes toman decisiones en el otorgamiento de financiamiento (liquidez, rentabilidad, solvencia, rotación, etc) y que sin duda condicionan las proyecciones económicas y financieras que hace la empresa. Todo esto resulta más difícil evaluar cuando se trata de empresas que no llevan contabilidad (unipersonales o sociedades de hecho), ya que la historia está parcialmente documentada, y por ende, es más difícil para los analistas tomar una decisión, con lo cual es de esperar que el nivel de financiamiento sea menor o bien, que se exijan mayores garantías.

También hay cuestiones técnicas que las entidades de financiamiento tienen que respetar por imperio de los organismos de contralor. Por ejemplo, las entidades financieras no pueden otorgar financiamiento a empresas con deudas previsionales exigibles; o el monto de crédito que una empresa solicita, debe tener cierta “relación” con el monto de su patrimonio (una empresa con $ 100.000 de patrimonio, no puede solicitar un crédito de $ 1.000.000).

En el otro aspecto, cuando nos referimos al proyecto, lo que decimos es que la empresa debe tener un buen proyecto, rentable, sustentable, y que la empresa (o el proyecto) tenga en el futuro, la capacidad de pago adecuada para cancelar los intereses y el capital prestado.

Si el destino de los fondos no está relacionado a un proyecto y es para financiar capital de trabajo, la adquisición de activos, la reestructuración de pasivos, etc.,  se debe contar con argumentos sólidos que permitan inferir que se producirán mejoras en la performance de la empresa a partir del financiamiento a otorgar.

En ambos casos, toda esta “posible realidad” debe reflejarse en la proyección del Flujo de Fondos (y en su caso, en los Estados de Resultados proyectados), donde lo más importante pasan a ser las premisas con las que se realiza dicha proyección, que darán los argumentos necesarios para aprobarla o rechazarla.

Finalmente la garantía. En nuestro país, todas las entidades de financiamiento (públicas y privadas) tienden a sobregarantizarse. Por lo tanto, antes que nada, es imprescindible saber qué se va a ofrecer de garantía y qué valor puede tener esa garantía para la entidad. Incluso, hay que pensar que casi todas las entidades solicitan la fianza personal de los principales accionistas o de los titulares de empresas, particularmente cuando son empresas unipersonales o sociedades irregulares.

Si en términos generales tiene comentarios positivos en estos 3 aspectos, Usted puede pensar en la posibilidad de solicitar financiamiento para su empresa o proyecto.  

Si no fuera así, será necesario invertir tiempo y dinero en expertos que puedan analizar el caso, ya que si alguno de estos aspectos muestra vulnerabilidad, podrían existir atenuantes que permitan viabilizar el pedido de financiamiento en el sistema, o bien, encontrar otras alternativas de financiamiento. Para ello hay que desarrollar una ingeniería financiera acorde a la situación.

Por Cdor Raúl Sosa – Grupo Latinoamericano, Consultora Financiera y en Gestión Empresarial.

Mail: administracion@grp-latinoamericano.com.ar

www.grp-latinoamericano.com.ar

 

Volver